Un ecosistema híbrido implica en algunas ocasiones la intervención de dos o más variedades de medios ecológicos, como los de agua dulce y los de agua salada. Generalmente estos se encuentran en lugares inundables o humedales como el pantano o la ciénaga, el cual es considerado según sea el caso, un ecosistema terrestre o acuático, o más cercanamente, un híbrido entre ellos. Son suelos cubiertos de agua dulce o salada, permanentemente o durante gran parte del año, encontrándose comúnmente en las llanuras aluviales. Dependiendo de sus características presentan plantas acuáticas, herbáceas, árboles, helechos, algas y una fauna adaptada a este hábitat. Algunos ecosistemas de este tipo:

Tipos de ecosistemas híbridos

Descripción

Sabana inundada

Llanura aluvial de sabana. Destaca el Pantanal en el centro sudamericano, como el mayor humedal del mundo, un ecosistema de gran biodiversidad.

Selva inundable

Llanura aluvial selvática como la várzea y agapós de Brasil, o los aguajales y bajiales del Perú.

Pantano de coníferas

Formado en llanuras pobladas de árboles y arbustos.

Manglar

Ecosistema costero tropical de mangles.

Marisma

Humedal herbáceo en las proximidades del mar.

Juncal

Ecosistema ribereño de juncos junto a lagos o ríos.

Estero

Pantano formado en las proximidades de ríos o lagos, formado por plantas acuáticas o palmeras y diversa vegetación.

Turbera

Humedal formado por turba en tundras y taigas, compuesto por musgos y acumulación de materia vegetal muerta.

Bofedal

Humedal herbáceo de alta montaña.

Deja una respuesta